viernes, marzo 07, 2008

BYE BYE

A estas alturas del camino va siendo hora de abandonar. Dejemos las chiquilladas para los sueños y finjamos que nos comportamos como seres formales. De espaldas podremos equivocarnos menos, oír el mimo de su lengua al borde de los dientes en sus palabras y aspirar la brisa que escapa de su cuerpo, de la ropa y del balanceo de su cabello. De espaldas nos quedaremos con lo que más nos gusta sin el riesgo de descubrir lo que nos disgusta. El goce del instante nunca se pierde.

La memoria retrata mejor la belleza que cualquier flash en la oscuridad.

2 comentarios:

Israel "Yojimbo" Nava dijo...

Hasta para las chiquilladas hay que estar entrenado.

Yo no las abandono, las dosifico y planifico... a lo mejor así ya no son chiquilladas y es jovialidad impropia de un cuasi-treintañero, como es mi caso.

dufresne dijo...

bye bye???
o como mejor dijo yojimbo... que tomen otra forma aunque sin dejar de ser lo que son...
Si... de espaldas hay cosas que gustan pero más o menos no dejan de ser cosas parciales... cierto que a veces se prefiere a que al verlas de frente y por completo acaben por disgustarnos aunque así no dejan de ser, más o menos, lo que en realidad son... aunque a veces una realidad difuminada por el ambiente, la gente que está en el medio... u otras variantes...
dilema!!!
de todos los tiempos...
saludos...