domingo, abril 30, 2017

GREATEST HITS 192: CAN'T GET ENOUGH OF YOUR LOVE BABE (THE AFGHAN WHIGS)

Quince años antes de que (esta semana) se nos marchase Jonathan Demme, su sobrino Ted fallecía de un ataque al corazón. Tenía 38 años y un puñado de películas dispares detrás, entre las que sobresalía Beautiful girls, maravilloso retrato sobre el paso a la madurez y las incertidumbres que arrastra, las amistades y relaciones duraderas y la búsqueda de un lugar en el mundo y un propósito en la vida (Ah, Marty!). Una estupenda banda sonora acompañaba aquel film. En una secuencia en un bar una banda le metía caña rockera al soul profiláctico de Barry White. Allí estaban The Afghan Whigs con su versión de Can't get enough of your love babe. Por los Demme.

jueves, abril 27, 2017

SOUNDTRACK 200: UN PEQUEÑO HOMENAJE A JONATHAN DEMME

Este texto es un pequeño homenaje de agradecimiento y cariño a Jonathan Demme, que nos ha dejado esta semana a los 73 años. Siempre me cayó bien este director de cine, formado en la escuela de Roger Corman. Una buena parte de sus películas, ya con las lecciones bien aprendidas, me gustan mucho, empezando por el magnífica obra referencial que es El silencio de los corderos. Otros filmes dejaron huella en mi post adolescencia, como Algo salvaje y Casada con todos. Y pasados los años disfruté de títulos como El mensajero del miedo o el concierto-documental con su amigo Neil Young, Heart of gold. La selección musical de sus películas (y también sus obras musicales) siempre me ha parecido uno de sus puntos fuertes, porque su elección encajaba muy bien con el ritmo y el tono de las imágenes y de las historias que se nos contaban. Con estas canciones por ejemplo, si les dedicamos una escucha, deseamos un feliz descanso a Jonathan Demme.

-Streets of Philadelphia (Bruce Springsteen)
-Liar Liar (Debbie Harry)
-Heart of gold (Neil Young)
-Goodbye horses (Q. Lazzarus)
-Loco de amor (David Byrne & Celia Cruz)
-Up to our nex (Robyn Hitchcock)
-My love will not let you down (Meryl Streep)
-This must be the place (Talking Heads)

martes, abril 25, 2017

VOLUME ONE 437: BE MYSELF (SHERYL CROW)

Sheryl Crow no ha podido disimular en su nuevo álbum la nostalgia de los tiempos tiernos, las brisas que desprendía en aquel 1993 su estupendo álbum de debut, Tuesday Night Music Club. En Be myself (Warner Bros, 2017) reviven canciones como Strong enough o la popular y pegadiza All I want to do en otros temas igualmente notables, como Long way back, Heartbeat away o el que da título al disco. Porque su autora, en su décimo álbum de estudio, ha querido que a sus arrugas las cubran esencias musicales rejuvenecidas. La táctica convierte Be myself en un estimable ejercicio de revisión con nuevas composiciones que, aunque con resultados predecibles y sin giros que entusiasmen, se acoge con agradecimiento. No mejorará ni empeorará su currículum.
 
Nota: 6,5/10

lunes, abril 24, 2017

VOLUME ONE 436: GARGOYLE (MARK LANEGAN BAND)

¿No os pasa a veces que vais dispuestos con pereza a la escucha del nuevo trabajo de un músico que en realidad os gusta? Mas con pereza, allá vais, allá vamos. Me ha pasado ahora con Mark Lanegan, quien ha juntado a sus amigos más íntimos (Josh Homme, Greg Dulli, Duke Garwood) para repetir bajo la Mark Lanegan Band una producción más en su generosa, atrayente siempre y en cierto punto camaleónica, carrera post Screaming Trees. Hay algunos resbalones en su obra (Imitations), aventuras de las que unas veces ha salido bien parado (la trilogía de discos con Isobel Campbell) y otras no (Black pudding). A lo que más se parece este brumoso Gargoyle (Heavenly, 2017) es al arremolinado Blues funeral (2002).
 
Aunque sus inclinaciones no pareciesen acercarse a la naturaleza musical que él nos sugiere, Lanegan, errático o no, siempre ha sabido adaptarse a sonidos y ambientes distanciados. En Gargoyle lo oímos demasiado envuelto en teclados y efectos de sintetizador, fórmula que en ocasiones acrecienta esa pereza de la que hablaba o que por el contrario confiere a las canciones una apretada energía (Nocturne). El disco, no entre lo mejor del músico, se levanta en momentos en los que Lanegan parece salido del álbum Whiskey for the Holy Ghost (Sister) o se deja caer en crepusculares ambientes (Goodbye to beauty).
 
Nota: 6,5/10

jueves, abril 20, 2017

SOUNDTRACK 199: NATALIE 'LLORONA' PORTMAN

Me parece una gran actriz. Una gran actriz que -me pregunto- parece haber incluido una cláusula en los contratos para reservarse al menos una escena en sus películas para llorar. Por el motivo que sea: porque le hacen daño casi siempre, porque sufre por sus debilidades o por las desgracias que la castigan, o porque se le vuelve a estropear el coche. Siempre hay una razón de peso en los argumentos de sus films para que el personaje que interpreta se comprima de angustia o expulse su aflicción con el derramamiento de lágrimas y la necesidad de consuelo. Con dos seguidas hace muy poco, he visto 26 de las 39 películas hasta este año en las que ha trabajado; si alguien ha visto una en la que Natalie Portman no llore, que me lo diga.

Insisto: natural en sus papeles vulnerables, de un control sutil de sus personajes para que no se le vayan de las manos y con una hermosura inmarchitable, Natalie Portman es una gran actriz que llora demasiado.

lunes, abril 17, 2017

VOLUME ONE 435: DOUBLE ROSES (KAREN ELSON)

¿Nos fiamos de una supermodelo metida a cantante? ¿Le damos una oportunidad a una supermodelo que compartió hogar y comparte un par de hijos con Jack White? ¿Por qué no? Y no por White precisamente. Karen Elson, británica del 79, grabó su primer álbum hace siete años con el empuje lógico de su marido, productor y músico de aquella experiencia. The ghost who walks se titulaba, y no recuerdo qué tal sonaba, algo hechizante, espeso y resbaladizo, creo. Sin el padre de sus hijos junto a ella, Karen ha buscado buenas compañías (o la han buscado a ella) para expresarse mejor en su segundo álbum, Double roses (Hot Records, 2017).
Al mirar los créditos nos encontramos con Pat Carney (la otra parte de Black Keys) y el genial Jonathan Wilson en la producción y algunos instrumentos, además de otros nombres mayúsculos como Greg Leisz, Pat Sansone (Wilco) y Benmont Tench en las cuerdas y las teclas, o Dhani Harrison y Laura Marling con voces. Con un elenco así, imposible fallar. Claro que no. Aunque la voz de Karen Elson podría confundirse con la de tantas solistas del montón, en ocasiones se retuerce sobrecogida y el escultórico acompañamiento musical que la arropa ayuda a construir unas cuantas canciones de sobresaliente (Wonderblind, Raven, A million stars). Descubrid más.
 
Nota: 7,5/10

DRUMS

Desde el fondo, sentado, domina los latidos de una canción. Con sus manos controla el ritmo de la música, la adormece o la despierta, la cubre o la despoja de adornos con los golpes sutiles o poderosos de sus leales herramientas de percusión. Son dueños del carisma mudo de una banda, piezas de engranaje aparentemente discretas del grupo de músicos que arropa a un autor. Son quienes se sientan en la batería.
 
Un buen amigo es baterista. De los buenos, profesional de las baquetas en no pocas bandas y proyectos de mi ciudad y experto en la ingeniería sonora en diferentes campos. Nos vemos menos ahora, pero al encontrarnos surgen siempre gloriosas conversaciones con la música como argumento (además de recuerdos de grandes conciertos vividos juntos). En la última que tuvimos regresamos a uno de nuestros temas favoritos: la batería, los bateristas. Aaaaah, nos dejamos muchas cosas en el tintero pero sacamos a relucir viejos y nuevos protagonistas: los bateras de Pearl Jam y por qué a él quien menos le gusta es Matt Cameron; la añoranza de Jack Irons; el vigor adictivo de Chad Smith; Steven Adler frente a Matt Sorum; la eficaz sobriedad Larry Mullen Jr; la maestría sencilla e incontestable del eterno Jim Keltner… (la madrugada y los brebajes hacen que me olvide de otros nombres, quizá lo pensé o quizá le dije también, no sé, que me pirran algunos bateristas de jazz como Tony Williams o Philly Joe Jones o que me dejo hipnotizar por las percusiones de Jay Bellerose).
 
José García, el buen amigo, es exquisito con sus manos, un artesano de las baquetas y las cajas que te levanta al enchufarse al rojo vivo y te seduce cuando se pone fino. Maestro en lo suyo.

viernes, abril 14, 2017

BONUS TRACK 175: DARK CHORDS ON A BIG GUITAR (JOAN BAEZ)

Apenas ha pasado por aquí Joan Baez. Ni la de cuando aún no habíamos nacido ni la de nuestra madurez, ni la icónica figura de los tiempos de protesta ni el ángel de la conciencia. Como muchos otros ilustres supervivientes ha sabido envejecer con dignidad, poco prolífica en estudio en este siglo aunque activa en escenarios y en causas que merecen defensa. Está ahora en buenas manos grabando nuevo álbum, que sucederá al que en 2008 trabajara junto a Steve Earle, Day after tomorrow. Cinco años antes había acabado un magnífico trabajo, una muestra de ejemplar adaptación a las corrientes musicales que estrechan los vínculos ente el folk y el rock: Dark chords on a big guitar (2003). Baez toma prestadas composiciones de autores como Earle, Welch y Rawlings, Josh Ritter o Ryan Adams para deslizarse sigilosa y elegantemente sobre ellas. Como apunta con acierto la reseña del álbum en allmusic, “Baez no es una cantante de rock ni lo intenta, pero el disco es un disco de rock”. Da la sensación de que el Daniel Lanois que produjera a Emmylou Harris en Wrecking ball se encarga de la armadura sonora de esta obra de atmósfera cautivadora. Te esperamos este año, Joan.

lunes, abril 10, 2017

VOLUME ONE 434: LIFE. LOVE. FLESH. BLOOD (IMELDA MAY)




A nivel profesional Imelda May ha traducido los giros de su vida privada en un cambio de estilo musical acompañado de nueva imagen. La Imelda rockabilly se esconde para descubrir a una Imelda salpicada de soul, country, folk y rock en su quinto álbum, Live. Love. Flesh. Blood (Decca, 2017). El ritmo agitado se relaja y aflora la templanza. Ya no hay rizo rubio en el flequillo de su cabello oscuro, ni maquillaje rojizo, ni faldas apretadas. Ahora Imelda se tiñe de blanco y negro y suelta su melena alisada, con tirantes resbaladizos sobre la piel en la imagen de la portada. Gran parte de culpa de esta transformación la tiene el fin de un largo matrimonio con el músico que la acompañaba en sus álbumes anteriores, Darrell Highman.

El cambio ha volcado a la irlandesa en la escritura de sus nuevas canciones y la ha relacionado con un productor de primer nivel, el respetable y siempre interesante T Bone Burnett, que echa mano de gran parte del equipo con el que había grabado el exitoso Raising sand de Robert Plant y Allison Krauss para decorar este estimable nuevo disco de Imelda May. Aún subyace, aunque muy levemente, un rastro nervioso de la rabia rockabilera de la mujer, que ahora comprime sus emociones para cantar bonitas baladas (Call me, How bad can a good girl be) y tensos tempos mayores (Leave me lonely y la tremenda tremenda Bad habit). No me convence la intervención de Jeff Beck en un tema ni un facilón corte pop, pero son manchas menores (Cuatro temas adicionales de la edición Deluxe se nota que son relleno pero no están nada mal).

Nota: 7/10

sábado, abril 08, 2017

VOLUME ONE 433: LIVE FROM THE EDGE OF THE WORLD (OVER THE RHINE)


Creo que me estoy volviendo conservador. Al dejarme atraer por la música, dedicarle una porción atenta de tiempo y recrearme en su entramado melódico, instrumental y evocador, siento ahora que me inclino por propuestas moderadas y viento tranquilo, por sentarme y relajarme, por dejar que la música me entre apaciblemente y no por arrojarme yo impulsivamente a ella. La reflexión/confesión viene a cuento después de recientes escuchas con las que me acomodo en calmas sonoras y pasajes de música bien trabajada. Como esta agradabilísima grabación en directo de Over the Rhine.

En otras palabras, me cansa descubrir a alguien nuevo y repito con quien confío (o debo confiar). Esta formación asentada en Cincinnati tiene más de una decena de discos desde su debut en 1991, de los que conozco los cuatro últimos. Encabezan el grupo el matrimonio que forman Karin Bergquist y Linford Detweiler, que tanto pueden compararse a otras parejas como Gillian Welch y David Rawlings o The Civil Wars como remitir a los Cowboy Junkies. Live from the edge of the world (2017) se publica ahora pero se grabó hace dos años y junta a la pareja en un íntimo escenario con estupendos músicos de sesión como el guitarrista Eric Heywood, la bajista Jennifer Condos y el baterista Jay Bellerose, además del también guitarrista Bradley Meinerding.

El álbum, doble, arranca mientras se apaga el atardecer, con lucidez pero cierta pereza; se suelta en el segundo cd, entrado en la noche acogedora y cuando más sobrecoge esa música tan bien hecha.

Nota: 7,5/10

jueves, abril 06, 2017

LIVE IN 200: DYLAN EN OSLO. ESE SEÑOR MAYOR

Bob Dylan. Ese señor mayor debajo de un sombrero, planchado en un traje oscuro apoyado en el pie del micrófono sin saber muy bien cómo moverse en los pasos que separan el piano ante el que se sienta del centro del escenario. Ese hombre gris y distante que rumia sabias palabras y moldea los versos de distintas maneras para exprimir emoción de sus canciones. Esa presencia mítica y mística que esculpe a su estilo irrepetible una entidad de otro mundo, de otra dimensión.

Ocho mil personas en el Oslo Spektrum de la capital noruega. El concierto fue la excusa para el viaje, celebrada pausa vacacional, medicina en la mejor de las compañías y primeriza ante la música en vivo del autor. Tercer concierto de la primera gira después del Nobel y tras la doble cita inicial en Estocolmo. Excelente. Notable alto.

Piensas que ya no, que ya no es como antes, que los standards del cancionero americano te alejan de Dylan, pero no. Cuando los encaja y los abraza con su voz cansada entre su repertorio y los alterna con los fantásticos temazos recientes (Duquesne Whistle, Early Roman Kings, Beyond here lies nothin') y las reconstrucciones que embellece con sus manos sobre las teclas (Desolation Row, Tangled up in blue, Ballad of a thin man), se te encoge de nuevo el corazón y dar gracias por la fe que le profesas.

jueves, marzo 30, 2017

RECICLAJE Y PUNTO Y APARTE

El reciclaje es una buena práctica medioambiental, dicen: darle utilidad a algo que ha dejado de tener su uso original. Llegan momentos en que necesitas con urgencia un reciclado para encontrarte en un mejor ambiente o volver a hacer las paces con la atmósfera por la que se diluyen sus placeres, lejos de controles y prisas, de horarios apretados y lugares comunes. Son esas veces en que quieres meterte en la lavadora y programar un lavado largo y un centrifugado para salir luego al exterior convertido en alguien limpio, nuevo o convertido. Vamos a ello, a ver si es posible. A dejar rutinas a un lado y a perderse un poco allá en el frío y a distancia. A cumplir con las obligaciones primero. A dormir y a tardar en despertar después. Hasta pronto.

martes, marzo 28, 2017

DOS

Las velas se encienden despacio. Todavía. A veces voy a las fotos y me sorprendo con su crecimiento, las formas en que cambiamos él y nosotros, cómo yo crezco dentro de él. Los dedos que se alargan y el estómago que se rebaja, los ojos que saben expresarse y los dientes que ríen inocentes. El chasquido de la memoria y los besos y aplausos espontáneos. La caricia de la noche y la luz que le da el día. Con él adelante en los primeros pasos del camino de la vida. Aún sigo peleándome con quien era y con cómo ha cambiado casi todo. Tú el primero, chaval. Y lo que queda. Feliz cumpleaños, Leo.

jueves, marzo 23, 2017

VOLUME TWO 80: RODNEY CROWELL Y EL OTOÑO LUMINOSO

La madurez, la experiencia acumulada, el oficio, la casta adquirida, los kilómetros y kilómetros de música en el cuerpo… llámese como uno prefiera. Eso ha hecho que no pocos músicos hayan llegado al otoño de sus vidas en un estado de forma artística elogiable, como si la edad, lejos de cansarlos, los llenase de una energía contenida de la que salen las cosechas más deliciosas. Tom Jones, Mavis Staples, Kris Kristofferson, Solomon Burke hasta su muerte o Rosanne Cash son unos pocos ejemplos que me vienen a la mente de músicos que al pasar de los 50 o 60 años entregan magníficos trabajos, sabiamente adaptados a sonidos y terrenos contemporáneos y superiores a obras que firmaron hace 20 o 30 años. Rodney Crowell es otro de ellos.

El bueno de Rodney, con 18 discos a sus espaldas desde finales de los años setenta y el último a punto de publicarse, Close ties, una colección excelente de canciones personales que interpreta con una exquisitez y cariño que le salen de las tripas. Tejano adoptado por Nashville, autor y productor de country y sus géneros hermanos, socio y amigo de tantas enseñas de los escenarios de la ciudad, su carrera ha avanzado con rectitud y coherencia sin perder la brújula y con fidelidad a su aprendizaje.

Desde Fate's right hand (2003) hasta su último trabajo, Rodney ha encadenado formidables obras en las que sin desprenderse de sus raíces las ha dejado crecer hacia ambientes adyacentes a la música americana tradicional de los últimos años. Ahí están Sex and gasoline (2008) o sus dos placenteros duetos con su amiga Emmylou Harris. Close ties, poderosamente emocionante, mantiene las altas calificaciones y refuerza la fe en la sabiduría de la edad que Rodney Crowell y otros viejos maestros representan.

domingo, marzo 19, 2017

LIVE IN 199: ROCK & ROLL. CHUCK BERRY

Larga vida al Rock & Roll.