lunes, diciembre 27, 2010

BOOKS


Pasear es un placer. Y lo hicimos. Hasta encontrar de nuevo una librería en la que habías estad
o. Yo la descubrí entonces. No es de las viejas, como las que tienen ediciones muy antiguas y huelen a polvo y cerrado. Aquí hay libros nuevos. Apretados en las paredes y apilados en el suelo. Y muchos baratos. Dentro nos perdimos durante casi una hora, hasta que el dueño apagó la luz para advertirnos de que ya era hora de salir. Me habría pasado allí todo un día. En silencio, abriendo libros y tocándolos, sus tapas y sus páginas, oliéndolos, leyendo algún párrafo, siguiendo los títulos de un lado a otro de las estanterías, comprando alguno, haciéndolo tuyo. Leer es un placer. No puedo imaginarme esta vida sin un libro.

¡¡¡Buen año para todos!!!

viernes, diciembre 24, 2010

LIVE IN 101: 10 DE 10

Bob Dylan. Modern times (2006)

I’m not there Soundtrack (2007)

Iron and Wine. The shepherd’s dog (2007)

Joanna Newsom. Ys (2006)

Joe Henry. Tiny voices (2003)

Joe Henry. Civilians (2007)

Johnny Cash. American IV: The man comes around (2002)

PJ Harvey. Stories from the city, stories from the sea (2000)

Ryan Adams. Gold (2001)

Solomon Burke. Don’t give up on me (2002)

martes, diciembre 21, 2010

VOLUME ONE 227: HAVE ONE ON ME (JOANNA NEWSOM)

Joanna obliga a desconectar, a bajarse del mundo y flotar en el aire lo que dura su música. A no pensar en nada sino a dejarse empapar por la banda sonora de la naturaleza o de nuestras más enterradas entrañas. Nos invita a su viaje, aunque no es fácil encontrar pacientes viajeros que en el trayecto sepan separarse de la realidad para sumergirse o deslizarse por el universo paralelo e idílico que crea esta chica tan sensacional.

Have one on me (Drag City, 2010) sucede a la obra maestra Ys. Este disco se publicó a comienzos de año, dura más de dos horas y tiene 18 temas. No sólo hay arpa y arreglos orquestales, esta vez asoma el piano, alguna guitarra y variedad de percusiones. Ella ya no canta tanto como un elfo o una ninfa. Pero sigue derritiendo. Lo escuché cuatro veces y de distintas maneras. Primero cada una de sus tres partes con el espacio de varios días entre ella; luego cada tema un par de veces seguidas; y ayer de corrido para comprobar qué efecto seguía causando o si por el contrario cambiaba su poder de sugestión y seducción. Al principio desconcierta por su rizada anatomía, por sus saltos y escorzos vocales. Después te echa los brazos sin soltarte. Y al final te libera por la generosidad de su sangre, una delicadeza de porcelana. Joanna Newsom no parece de este planeta. Su música tampoco. Y me encanta. Porque viajo a menudo a otros planetas. ¿Quién no?

Nota: 9/10

sábado, diciembre 18, 2010

VOLUME ONE 226: III / IV (RYAN ADAMS & THE CARDINALS)

Quizá la obra de este tipo ha alcanzado ya un estado de vinculación incondicional en el que voraces consumidores de música como yo caen de poco en poco: ofrezca lo que ofrezca, hay que tragárselo, por muy mediocre que sea. Es lo que tiene haber sembrado su camino musical con unos cuantos discos previos realmente soberbios en cuatro años. Ahora, en cambio, no hay rastro de brillantez por ningún lado. Ryan Adams y su banda más asentada (y simplona), The Cardinals, firman III / IV (Paxamerican, 2010), un capricho de 21 temas en dos discos que recogen descartes que datan de 2007, cuando publicó el discreto Easy tiger. El chico sigue sin levantar cabeza, porque este díptico no puede disimular precisamente eso, que se trata de una colección de descartes sin brillo, la mayor parte anodinos, todos olvidables. Algún riff seductor, estribillo encendido o final inspirado permiten vislumbrar que en el fondo aún queda en Ryan Adams alguna ráfaga de talento. Pero parece escaso, o desgastado (como yo al escribir sobre él).

A Ryan Adams le encanta tocar, crear nuevas canciones de la nada. Puede que lo sienta como una fiebre incurable. Yo ahora tuve la nada agradeble sensación que me sobrevino cuando hace unos cuantos años me atreví a digerir una a una cada vacía píldora que contenía el interminable Salmón de Andrés Calamaro. No soy el único que añora al mejor Adams, el de Gold o Rock N Roll, el que desea que se vuelva a sacar de la chistera un pedazo disco como aquellos. Por desgracia, parece perdido y no causa más que aburrimiento.

Nota: 4/10

miércoles, diciembre 15, 2010

GREATEST HITS 97: GIMME SHELTER (PATTI SMITH)

A los Stones no se los puede estropear. Y menos a una canción como ésta. Entra deslizándose como una serpiente que vigila a su presa y se consume en un sprint final de dinamita. La escogió Patti para versionarla en su colección de covers Twelve. Gimme shelter no pierde su cálida y atrevida atmósfera en sus viajes de voz en voz. Me espera pronto el aclamado libro de Mrs. Smith, Cuando éramos niños, premiado con el National Writer Award este año. Éste en castellano.


lunes, diciembre 13, 2010

GREATEST HITS 96: SO LONG, MARIANNE (LEONARD COHEN)

No es de mis preferidos, ni siquiera me emociona. Suele deprimirme y no termino de escuchar sus discos. Pero alguna de sus canciones es hermosa. Hoy quiero recordar esta. Aunque no signifique nada.

viernes, diciembre 10, 2010

SOUNDTRACK 103: REFLEXIONES SOBRE EL DIVORCIO


He conocido a una persona que el otro día me espetó: “A mí no me gusta el cine. Es tan aburrido… Sólo veo alguna película a veces cuando nos reunimos los amigos en casa”. Nunca había encajado algo así. Que mucha gente apenas vaya al cine o que vea pocas películas en casa porque tiene poco tiempo libre o porque el que tiene lo prefiere invertir en otras distracciones me parece más comprensible, pero a esa gente nunca le disgusta ver una película de vez en cuando. En cambio, que alguien admita que no le gusta el cine (o leer un libro o escuchar música) no es frecuente y no parece lógico. O no parece sano. El caso es que cada día entiendo más opiniones como ésta. Porque mi relación sentimental con este cine del que tanto me enamoré hace tiempo sigue dando tumbos y no parece enderezarse. El amor también se acaba.

Y lo digo porque mi último intento por querer disfrutar de una película, The tourist, en concreto, un remake americano de una película francesa a cargo del director de la genial La vida de los otros, lo que me animó mucho a entregarme al pasajero placer de introducirme durante hora y media en una amena historia de ficción, no dio el resultado querido. El film tiene elementos atractivos: una atractiva trama de intriga, un gran actor como Johnny Depp, un tono similar al de grandes películas de Stanley Donen como Charada, y Venecia, siempre maravillosa en pantalla y en la vida real. Pero no porque el film naufrague en su recta final me decepciona, sino porque en general, como me ha pasado con películas muy diferentes a ésta que he visto en los últimos tiempos (o bodrios con imágenes como la que abre este post), el cine transmite un irremediable agotamiento que fulmina cualquier asomo de pasión por sus argumentos.

Por cada película buena o mala, fea o bonita, vieja o nueva, siempre habrá más de una crítica inservible, intrascendente, el tiempo que alguien invierte, como yo hago al escribir esta estupidez, en comentar algo sobre una actividad, un negocio, un arte o un producto de consumo tan fugaz como vacío.

VOLUME ONE 225: AS I CALL YOU DOWN (FISTFUL OF MERCY)


Le he dedicado tres escuchas seguidas en el mismo día al primer trabajo de esta nueva formación, otra asociación más de talentos llegados de aquí o de allá y reunidos en estudio para dar a luz su primera criatura como supergrupo. Por un lado, Ben Harper, desmarcado tanto de Innocent Criminals como de Relentless 7; por otro Joseph Arthur, autor siempre interesante; y para completar el triángulo, Dhani Harrison, vástago de difunto Beatle. Fistful of Mercy, se hacen llamar.

¿Y por qué tres escuchas? Porque lo demanda su música, entre el sosiego y la nostalgia, para ser mejor digerida. Y también lo merece. Disco de voces y guitarras acústicas, As I call you down (Hot Records, 2010), nueve canciones grabadas en tres días, resbala melódico en los oídos cual reencuentro entre Crosby, Stills y Nash, y sin que las inquietudes de cada músico se dispersen. Father’s son y Restore me son hermosos temas. Es sólo un ensayo, en realidad, una modesta unión de autores sin ánimo de luchar por imponer su autoría, pero puede animar al trío a juntarse de nuevo para engordar su música, hacerla más robusta y quizá un poco más intensa.

Nota: 7/10

jueves, diciembre 09, 2010

NUIT BLANCHE

Have you ever happened something like this?

martes, diciembre 07, 2010

SOUNDTRACK 102: DEXTER (2ª temporada)

“¿Soy malo?, ¿soy bueno? He dejado de hacerme estas preguntas porque no tengo las respuestas. ¿Las tiene alguien?”

Así termina la segunda temporada de Dexter, después de que nuestro protagonista se haya salido con la suya. Los juicios morales pueden echarnos a perder esta serie. Si cuestionamos la finalidad de sus acciones y lo condenamos por ellas, mejor cambiemos de canal, o de serie. Y yo, en el fondo, me sigo sintiendo incómodo y mezquino al mismo tiempo cuando a este tipo le salen las cosas bien, cuando a este hombre que mata por placer para curar los episodios fantasmagóricos de su pasado no le echan el guante ni lo desenmascaran. El cine, la televisión… qué fácilmente juegan con nuestra conciencia.

La segunda etapa de Dexter explora las vacilantes cavilaciones de su protagonista, esta vez peleado con sus debilidades y más preocupado que nunca por cuestionarse su identidad. Michael C. Hall, sublime de nuevo, dirige la función con su fascinante magnetismo, anodino paseante por el filo que asocia el bien con el mal. Pero la temporada flojea en otros aspectos, como el reducido protagonismo de Laguerta, la encajonada relación sentimental entre la hermana de Dexter y el superagente del FBI interpretado por Keith Carradine, un actor que además de caerme mal nunca me gustó, y el tira y afloja del héroe-villano con Rita. Aún así, es adictiva.

domingo, diciembre 05, 2010

ACENTOS


Yo no lo puedo explicar mejor que él, que ha sido un maestro al completar confidencias. “… tenía que ser, son mi debilidad: sensuales a rabiar, recatadas con un puntito provocador, y esas curvas, rostro y acento que derriten…”. Bravo.

Nos vamos entendiendo con este idioma universal pero nunca podremos quitarnos de encima las señas de identidad de nuestra propia lengua. Esa manera de volver a casa para recuperar una palabra que no sabemos traducir, o de contestar al teléfono móvil porque alguien te llama desde muy lejos. Seguimos viviendo el momento.

I don’t know

Okey okey

viernes, diciembre 03, 2010

BOOTLEG SERIES 20: THE PROMISE

Me pregunto si hace más de 30 años el Jefe pensó en guardarse en el sótano las canciones que nunca incluyó en la grabación del disco Darkness on the edge of town (1978) para recuperarlas mucho tiempo después, limpiarlas y digitalizarlas para consumo seguro de sus fieles seguidores y aprovechando la cercanía de unas fechas comerciales. Así engordaría su cuenta corriente, que parece ser que perdió unos cuantos kilos desde entonces debido a la sucesión de un buen número de álbumes de lo más discretos y nada exitosos, entre ellos una caja de 66 rarezas. Ya. El caso es que el disco en sí, el original Darkness on the edge of town, tal como fue concebido, es un gran disco, que todavía hacen mejor los mediocres complementos que entonces quedaron enterrados y que ahora aparecen por arte de magia en The Promise. The Darkness on the edge of town story.

No sé muy bien lo que compone The Promise… me he olvidado, más bien porque ni me interesa meterme otro empacho de Bruce Springsteen ni de ningún otro músico en estos momentos (aquí podéis enteraros). Debe ser sin duda más interesante el contenido de los Dvds, con su documental correspondiente y uno de aquellos maratonianos conciertos de más de tres horas, que las 21 canciones o versiones inéditas reunidas en dos de los tres cds (uno de ellos es el gran disco). Porque salvo un par de temas valientes y musculosos y una acelerada e igualmente emotiva versión de Racing in the streets, las rarezas de este nuevo tesoro de lujo del Boss son canciones olvidables y ramplonas. Hay mucha nostalgia, mucho viaje a la adolescencia, a esas calles y chicas del pasado, soul urbano, baladas de clase trabajadora y alguna cursilada con aroma navideño. Muy del montón casi todo. Un capricho de los poderosos.

jueves, diciembre 02, 2010

GREATEST HITS 95: NO EXPECTATIONS (THE ROLLING STONES)

La mencioné hace cuatro años, cuando se me dio por juntar en un post unas cuantas canciones que me hacen sentir bien. Hoy alguien me dijo: “It’s better to have no expectations”. Y yo le respondí: “When I listen to this song again I will remember you”. Son los Rolling Stones y nunca está de más beber un poco de ellos. Tiene razón, a veces conviene no hacerse esperanzas.

domingo, noviembre 28, 2010

A VECES PASA

La publicidad es idílica. Aunque se inspire en la realidad. Tiene el derecho a jugar con ella, a desfigurarla y añadirle virtudes que no tiene. Porque nunca sabes cuándo, reza el slogan de este bonito anuncio, ganador del León de Oro en Cannes en 2004. La publicidad regala grandes trabajos. A veces pasa. ¿O no?

GREATEST HITS 94: BURDEN IN MY HAND (SOUNDGARDEN)

Los tengo olvidados desde hace tiempo, me gustaron bastante aunque prefiero a colegas suyos que todavía me siguen entusiasmando. Soundgarden nunca lo logró, emocionarme, y no creo que lo consiga. Pero por alguna razón han irrumpido ahora sin ser invitados y puede que a partir de este momento los recuerde con una sonrisa y algún que otro bello recuerdo. Aunque sean Soundgarden.

No había sitio donde sentarse y era difícil apoyarse para pedir algo. Estaban sonando, una canción tras otra, de las mejores. Y qué bien sonaban. Nos hicimos un hueco y encontramos una cómoda esquina. Ya con las cervezas en la mano, y después con los tequilas, se estiró irresistible una cadena de agradables conversaciones, nada que guarde la historia. Lo que pasará a la historia de mi memoria será su belleza, de las más excitantes que han celebrado mis ojos hasta el momento. Y Burden in my hand (1996), ya a las puertas de la retirada de la banda, me lo recordará.

sábado, noviembre 27, 2010

BONUS TRACK 86: DON’T GIVE UP ON ME (SOLOMON BURKE)

Los años, no muchos, han convertido Don’t give up on me (Fat Possum, 2002) en un trabajo de una grandeza inmaculada. El rey Solomon nos dejó hace poco más de un mes. Su adiós agrandó aún más su oronda figura y su carismática aura en el trono de las grandes voces del rock, el soul y el góspel. En un reciente reportaje publicado en la revista Mojo, Joe Henry recuerda la producción de este disco impresionante durante cuatro días a finales de febrero de 2002: cómo le temblaron las piernas al conocerlo, cómo a Solomon le entraban las dudas tras el primer día de grabación, cómo ambos se ganaron la confianza, cómo llenaba la sala con su poderosa presencia y su agradable compañía y cómo al final el disco adquiere una dimensión espiritual en cada uno de los versos bramados, llorados, reídos o murmurados por Burke.

Escuchando otra vez este álbum precioso y difícilmente comparable a uno le entran las ganas de lanzarse todavía encima del rey Solomon y salir rebotado desde su barriga hacia otro lado de la sala para volver a su regazo y tratar de abrazarlo. Henry le prestó un temazo, Flesh and blood, así como Tom Waits, Dylan, Nick Lowe y Van Morrison. Se podría decir eso de que este es uno de los mejores discos de versiones, sino el mejor. O uno de los mejores discos de la historia. No tengo ninguna duda.

miércoles, noviembre 24, 2010

SOUNDTRACK 101: SHELDON COOPER

Si tuviera que convivir una semana con Sheldon Cooper como hace su compañero de piso, Leonard, o sus más cercanos amigos, Howard y Raj, o su encantadora vecina, Penny, creo que acabaría encerrándolo en un baúl que rodearía de cadenas y candados para arrojarlo al fondo del océano. Pero en el fondo, no tardaría en echarlo de menos y me lanzaría al mar a rescatarlo. Porque Sheldon es un espécimen radical que pone a prueba la paciencia y la tolerancia de cada uno y arrima los extremos opuestos: es un joven científico superdotado de memoria y conocimientos prodigiosos, excesivamente orgulloso de su inteligencia, un ser maniático y obsesivo que se cree infalible en un mundo paralelo diseñado por él mismo, un freak en toda regla de la física, los juegos, la ciencia ficción y los cómics que regatea las reglas del mundo real para acomodarse en el suyo propio sin importarle los daños colaterales que ocasiona o llevarse por delante la lógica que impera en el cabeza del resto de los mortales. Es manipulador, sarcástico hasta hacer daño, desquiciante, testarudo, arrogante, desesperante e imposible. Pero toda esa galería de desviaciones y vicios tan personales a los que brinda rigurosa fidelidad acaba por convertirse en una inocente marca de la casa irresistible que despierta el más incomprensible de los cariños. Ni contigo ni sin ti, Sheldon.

Sheldon Cooper es uno de tantos personajes memorables salidos de la televisión norteamericana, un tipo único en su especie al que se odia y se ama por igual. Es la estrella absoluta de la fantástica serie cómica The Big Bang Theory, de la que ya se puede disfrutar su cuarta temporada y con la que también es fácil reírse con el resto de personajes. Esta sit-com es tan adictiva como la personalidad absurdamente hilarante del propio Sheldon, interpretado por el actor Jim Parsons y al que los geniales guionistas han convertido en una especie de héroe bizarro al que rendir devoción en la comunidad freak.

Me conozco algún tipo raro, pero es imposible que haya alguien como Sheldon en este mundo del otro lado. Si queréis saber más de Sheldon, adelante. Y os recomiendo la serie a quien aún no la conozca para marcharse cada día contento a la cama después de unas sanas carcajadas.

jueves, noviembre 18, 2010

LIVE IN 100: MAVIS STAPLES (JAZZ CAFÉ, LONDON 2010)

(Los posts los prefiero cortos, escribirlos y leerlos. Veo un blog como un lugar de rápido paso por el que transitar cada día o cada cierto tiempo, quizá porque las horas en que estamos despiertos hay que aprovecharlas en muchas más cosas que en leer los textos casi siempre personales que alguien escribe en su blog. Pero hoy me voy a permitir extenderme un poco más y alargar la lectura del siguiente texto a cualquiera que quiera compartir conmigo las maravillosas emociones que Mavis Staples me regaló el 17 de noviembre de 2010).

Por un momento, cada vez que empiece a recordar, voy a creer que la música es una bendición celestial, quizá de dios. O de Dios. Del Dios en el que cree Mavis con devoción, el que la ilumina para vivir, que le da fuerzas para cantar propagando su voz desde las entrañas, para moverse graciosa junto a sus músicos por el escenario, para amar a su parroquia con la entrega de una oradora espiritual desde el púlpito. Yo me he unido a esa parroquia y he recuperado la fe. Abrazo la religión de Mavis porque anoche me convirtió y me llamó a su congregación.

He perdido la cuenta de los conciertos que he visto, aunque tampoco puedo presumir de que haya sido una incalculable barbaridad. Y quizá el que guarde en el recuerdo como el más entrañable de todos sea el de Mavis Staples en Camden, en el Jazz Café Venue de Londres, una lluviosa noche de noviembre en el año en el que esta adorable señora ha cumplido 71 años. Mavis es pequeña, regordeta, se mueve y camina ya cansada pero se enciende como una colegiala con ganas de vicio cuando entra en escena. Conserva en su cara sonriente y maciza la belleza que tuvo en su juventud, la que tienen todavía sus manos de dedos cálidos y delgados. Y el buen humor, una alegría que parece en ella innata, nunca lo pierde.

Apareció media hora tarde, retraso que le perdonamos. Bajó las escaleras detrás de su banda, cubierta de negro y con el peinado y los pendientes que luce en su último disco. Dejó una toalla y una botella de agua sobre un taburete. Saludó al público, unos quinientos que éramos ya entusiasmados sin que empezara aún a cantar. Y sonrió con el encanto de las abuelas. Empezó la ceremonia con el primer cántico gospel. “I am His, He is mine”, proclamó. Él es el señor, claro, el dios que tan presente estuvo en la velada. Nos unió a su banda, a su propia iglesia. “Ninguno de nosotros está solo”, dijo después de susurrar entre hermosos lamentos la mejor canción de este año, You’re not alone; “pero ahora llega mi momento de estar sola”, dijo antes de entonar Losing you, el tema que le tomó prestado a Randy Newman en su último disco. Destripó casi entero este álbum, una joya cada día más resplandeciente. A su padre Pops lo recordó con Freedom Highway y con I’ll take you there, el colofón imprescindible e insuperable para un concierto inolvidable y una experiencia religiosa. Los que allí estuvimos, lo juro, nos movimos y cantamos como si asistiéramos a esas misas de negros gritando hallelujah como si dios los poseyese que hemos visto en las películas americanas.

Mavis nos dio la mano, chocó los puños y se dejó besar, nos habló a todos como una sacerdotisa. Cantó y habló cuanto quiso, se lo pasó en grande porque ha nacido para esto, para meternos en sus canciones. Recordó anécdotas, abrazó a sus músicos (“no es un buen bajista… no es un buen batería… no es un buen guitarrista”, dijo al presentar a Jeff Turmes, Stephen Hodges y Rick Hollstrom), se acordó de viejos amigos, como el Reverendo Gary Davis o los miembros de The Band tras cantar The Weight, fingiendo olvidarse de Garth Hudson, “el que tenía aquella barba larga”), bromeó con el apellido del productor de su último disco, Jeff Tweedy (“creo que el chico hizo un buen trabajo”) y cuando dejó que su grupo se deleitase en una jam de dos fantásticas piezas, se echó a un lado en el pequeño escenario y se sentó junto a su hermana Yvonne, uno de los tres integrantes de su coro, como si escuchase el ruido de las luciérnagas desde un porche cuando el sol de la tarde se empieza a esconder.

Allí estaba ella, Mavis Staples, mirándonos y sonriendo, regalando amor. “Oh yeah”, alabando a su banda. Oh yeah. Inmensa. Hasta siempre. We love you.

LIVE IN 99: SPOON (O2 SHEPHERD’S BUSH EMPIRE, LONDON 2010)

Spoon es una banda solvente, simpática aunque no divertida, pese a que su música mantiene siempre un ritmo animado que empuja a dejarse llevar por el arrebato controlado y ponerse a saltar en el centro de una sala. Navega juguetona entre los sonidos irreverentes del pop británico y la indescifrable experimentación del rock americano. Un poco de la educación punk con el que emergió desde Texas a mediados de los noventa la conserva en 2010. Britt Daniel se planta al frente y Jim Eno descansa inquieto en la batería. Con ellos nació la banda, completada por sobrios malabarismos en los teclados y la grave contundencia en el bajo. Es la sección rítmica lo que sustenta erguido y atrevido el sonido adictivo de Spoon.

Cumplieron y agradaron de paso por Londres en el O2 Shepherd’s Bush Empire, apretado de público en el foso con ganas de gritar y aplaudiendo a raudales. La actuación del grupo agradó a los asistentes, aunque concluyó con un poco de brusquedad y dejando con las ganas de un par de temas in crescendo más. Muchas canciones, casi todas cortas, sin adornos de más salvo un par de retorcidos escorzos de su vocalista estrangulando su guitarra. Desnudaron acertadamente sus dos últimos discos, Ga ga ga ga ga y Transference, que es inferior. Despertaron a veces el sonido lejano de los Stones del Emotional rescue, también un poco a Blur cuando cambiaron de perfil. Y estuvieron más que bien.

martes, noviembre 16, 2010

LIVE IN 98: JOHN HIATT (O2 SHEPHERD’S BUSH EMPIRE, LONDON 2010)

Precioso el lugar, un ancho y espacioso teatro sin patio de butacas y con un par de graderíos muy acogedor, el 02 Shepherd’s Bush Empire. E impagable la cita: enfrente, John Hiatt. Se pasó por Londres este infatigable narrador de Indianapolis, fiable firmante de una veintena de discos desde mediados de los setenta, unos mejores que otros desde luego, alguno muy flojo (Little head), pero varios excelentes (Bring the family, Slow turning, Master of disaster, Same old man). Y estamos en Londres, vaya, que el concierto tiene que sonar de puta madre. No se esperaba menos de un músico cuya fórmula es infalible: la sencillez y el oficio asientan la pureza y en muchos casos, como en éste, consolidan la grandeza.

Y en directo es donde se demuestra. Hiatt lo confirmó con su presencia misma, la de un tipo cualquiera con su chaqueta y sus pantalones gastados. Le acompaña The Combo, sólido trío con Patrick O’Hearn al bajo, Doug Lancio en la guitarra y Kenny Bevlins en la batería. El arranque fue la premonición de la perfección: Perfectly good guitar, y luego Your Daddy did, y después Alone in the dark, y a continuación The open road, el arranque de su último disco, del que sonaron otras dos piezas mejoradas ante el público, cada vez más emocionado el londinense en la terminación de cada canción. Porque cayeron Slow turning, Cry love, Master of disaster dedicada a Jim Dickinson, Tennessee plates y la maravillosa Feels like rain. Y, por supuesto, Have a little faith in me, aunque sin piano, antes de que Riding with the king cerrase en la cúspide del orgasmo una actuación magistral.

Alguien lo dijo varias veces o uno lo dijo alguna vez: “Rock N Roll can never die”. Con tipos como John Hiatt es imposible que muera. Nos dio las gracias de corazón varias veces al despedirse, siempre sonriente y satisfecho. No, somos nosotros quienes te las damos a ti. Otro grande que pasa por mi retina.

domingo, noviembre 14, 2010

VOLUME TWO 53: BOWIE (I)

Con Bowie, como me pasa con otros artistas, me atraganto, no consigo digerir plácidamente los bocados de su música. Y me pasa en concreto con la primera parte de su obra, la que en el caso del autor inglés ha tenido más reconocimiento crítico y admiración. Quizá el impacto conceptual que produjo la irrupción de un personaje extravagante como él en un momento preciso de la historia de la música rock, a finales de los sesenta y en los primeros años de la década siguiente, y especialmente en Gran Bretaña, ha tenido más relevancia que el propio valor de sus canciones. Le he dedicado un tiempo últimamente a esos primeros discos de David Bowie, y ninguno me convence, no disfruto con ellos.

A Bowie se le agradece su continuo deseo de experimentar, de no encasillarse nunca y cambiar de piel año tras año y disco tras disco. Su desconcertante reinvención acentúa su sana inquietud por la transformación, pero no conlleva ninguna garantía artística, digamos. En aquellos días supongo que la imagen ambigua, andrógina y provocadora de aquel tipo escuálido que se disfrazaba de visitante de otro planeta y aparecía grotescamente peirnado, vestido y maquillado en escena trascendió más que la calidad que contenía su música. Ziggy Stardust, por ejemplo, es un disco que no me dice nada (será porque aún no había nacido en aquel año 1972, que yo no estaba allí y esa experiencia me coge demasiado lejos). Y me ocurre lo mismo con los rugosos, irregulares y a veces descuidados sonidos de Hunky Dory (1971), Aladdin Sane (1973) o Diamond dogs (1974). Me atrae un poco más Space Oddity (1972), aunque su primer gran álbum me parece Young americans (1975), cuando empezaba a amigarse con el diablo antes de volverse reinventar y a regresar a la superficie de los vivos con trabajos más apreciables.

martes, noviembre 09, 2010

VOLUME ONE 224: I FEEL LIKE PLAYING (RON WOOD)

Cuando nos dejó George Harrison, resultó ser el más querido de los Beatles, el más entrañable personalmente y el más apreciado musicalmente, para muchos de los fans y no tan fans, el preferido. Del mismo modo podría serlo Ron Wood, tardío a la hora de convertirse en Stone con plenos derechos, desde luego sin el peso creativo en la banda que tienen sus socios o que tenía Harrison, pero ¿por qué no tan reconocido como el mismo Keith Richards, apoltronado ahora con los beneficios que sacará por su recién publicada autobiografía y su carrusel interminable de apariciones mediáticas? El caso es que, yendo al grano, Wood ha trabajado más en solitario que Jagger y Richards juntos desde que empezó a firmar discos a mediados de los setenta y sus trabajos han sido tan buenos o incluso mejores que los de sus ‘bandmates’. Ahora que el 2010 llega a su crepúsculo, Ronnie tiene nuevo álbum, tan en solitario como bien acompañado: Eddie Vedder y Kris Kristofferson aportando composiciones y gente de garantía como Flea, Billy Gibbons, Slash, Darryl Jones, Bernard Fowler, Rick Rosas, Steve Ferrone o Jim Keltner dándole cuerpo a unas cuantas buenas canciones.

I feel like playing (Eagle Records, 2010) es un digno disco, rocoso y de una pieza. Al bueno de Ronnie se le va un pelín la mano alargando las canciones, aunque nunca hasta el tedio. Cuida sus riffs, se gusta en ellos, reparte tareas sin que nadie sobresalga del conjunto, juguetea un punto con el reagge y se apaña como puede con su voz desgastada por los kilómetros, los excesos y el envejecimiento. Pero combina envidiablemente el oficio con la diversión. Yo me quedo con Ronnie.

Nota: 7/10

domingo, noviembre 07, 2010

LIVE IN 97: MONEY MONEY

Como nos acercamos al final del año quedan al descubierto las carencias creativas de unos cuantos músicos incapaces desde hace tiempo de elaborar un disco original en plenas condiciones, una colección adecuada de una docena de temas nuevos con los que alimentar (o quizá descuidar) su carrera. Lo más fácil para no desgastar su supuesto talento es ponerse a recopilar sus grandes éxitos, añadirles alguna discreta canción nueva compuesta deprisa y corriendo y facturar el disco rápidamente para exponerlo en el mercado y encabezar las estanterías, que a la hora de hacer regalos o actualizar discografías siempre habrá carteras abiertas. Por eso Bon Jovi, Bryan Adams, Suede, Barbra Streisand o Robbie Williams (y los que faltarán) publican ahora sus The best of o sus Greatest Hits, pese a que alguno de ellos ya había sacado otros álbumes similares años atrás.


Otros dos ejemplos también lamentables son Rod Stewart y Neil Diamond, el primero con su incontable reinterpretación pastelosa y plúmbea de los clásicos standard del cancionero americano, y el segundo publicando su particular disco de versiones (algo con lo que parece que hasta ahora nadie se ha atrevido), sirviéndonos un trabajo tan soporífero como el que este año perpetró Peter Gabriel en la misma línea. Una pena.


Y la gallina sigue expulsando sus huevos de oro. La caja registradora beatleliana no para de engordar. Si se reeditan los discos de John, Paul no va a ser menos y hace lo propio con uno de sus mejores trabajos, Band on the run. Y como la bibliografía sobre el primero ya tiene como redactor hasta al portero de la casa en cuya entrada lo mataron, el segundo ya tiene una nueva biografía en las tiendas. Venga, culo veo culo quiero.

sábado, noviembre 06, 2010

EL LENGUAJE

Así como ya no estudiamos ahora la manera en la que hablábamos antes, como hace cincuenta o cien años en cada uno de nuestros países, porque el uso y el diccionario han desterrado expresiones y palabras perdidas, dentro de unos treinta o cuarenta años los profesores enseñarán a quienes nos sobrevivan cómo se emplea el lenguaje acortado, los mensajes con iniciales, las palabras codificadas pero pronto desnudas y al alcance del conocimiento cotidiano. Y OMG será Oh my God. Y todo el mundo se despedirá de todo el mundo con LOL, es decir, lots of love. Y ya no volveremos a escribir más qué, por, de, para, porque o también, sino q, x, d, xa, pq o tb. No sé cómo te mandaré entonces mis besos ni si me comprenderás si te digo con otros signos o vocablos que desearía que estuvieras aquí. Pero con las miradas, con los suspiros, los silencios y los gestos universales todos nos seguimos entendiendo sin necesidad de las palabras, cualquiera que sea la parte del mundo de la que procedemos.

domingo, octubre 31, 2010

VOLUME ONE 223: MAYHEM (IMELDA MAY)

No hace falta inventar nada para que la música nos siga deparando nuevos buenos momentos, incluso sorprendiendo con la irrupción de lo previsible aunque decorado con el fiable gusto por lo clásico. Imelda May lo consigue, una chica que se ha ganado mi respeto con la aparición de segundo álbum, Mayhem (Decca, 2010), tan sugerente y sabroso como su debut. Sigue la irlandesa muy mona y enérgica, segura de voz y de carácter, con paso firme al saltar de un tema a otro, al acariciar el country, rozar el jazz y siempre abrazarse al rockabilly. Rock N Roll sencillo y directo, sin más adornos que los necesarios, bien diseñados por una contundente sección rítmica al servicio de una cantante bien armada con dinamita. Hasta una versión improbable del ochentero tema rock electrónico de los ochenta Tainted love se convierte en un buen tema rockabillero nada desechable.

Nota: 8/10

GREATEST HITS 93: MIND GAMES (JOHN LENNON)

Esta es la escena: me monto en un autobús nocturno y me espera casi una hora de viaje porque hay un atasco del demonio en el centro y las furgonetas de policía suben y bajan en esta noche de Halloween poblada de bichos extraños en la calle y gente que ni por asomo se quiere marchar aún a casa. Y me acompañan los pensamientos y Mind games, una canción que tenía olvidada y que me hace admirar a John Lennon, al músico aquel que asesinaron hace treinta años, al músico del que ahora reeditan sus discos, al músico, no al tipo que quizá ahora, de seguir vivo, quizá nos pareciera tan loco como el desequilibrado que le disparó. Hermosa canción del álbum del mismo título de 1973 sobre la paz y el amor, sí paz y amor, lo que muchas veces nos parece cursi si se lo oímos proclamar a un cantante en su medio de expresión, pero lo que todos deseamos de verdad, paz y amor.


Mind games.

miércoles, octubre 27, 2010

GREATEST HITS 92: YOU ARE NOT ALONE (MAVIS STAPLES & JEFF TWEEDY)

Una y otra vez sin cansarse. Encantadora. Desnuda, con las cuerdas y los murmullos de su garganta. Dos generaciones, un mensaje: no estás solo/a. (Espero verla el mes que viene, sólo unos metros delante de mí) La canción del año.


sábado, octubre 23, 2010

LIVE IN 96: SE ME HACEN LARGOS LOS DISCOS

A los que hemos madurado con la aguja desde el momento en que cae sobre el vinilo hasta que se vuelve a levantar, y años después con el láser desde el primer segundo hasta el último, nos sigue venciendo más la tentación de tragarnos un disco completo que nos interesa que sólo una o dos de sus canciones, las que hemos oído que son las sobresalientes o las dos primeras incluso, si es que tras ese primer contacto el panorama no parece muy prometedor. Por eso cuando quiero conocer algo lo quiero digerir sin cortes, de un bocado si es posible… Pero no sé que pasa que los últimos discos recientes por los que he apostado agotan su fuerza en pocas canciones y se desinflan como globos sobados o se quedan sin gas como las botellas de champán abiertas. No es que fueran imprescindibles los últimos trabajos de Kings of Leon, Belle and Sebastian o KT Tunstall, pero al menos no se marchitó mi curiosidad por darles una nueva oportunidad. Pues eso, dos canciones apreciables en cada disco y el resto no me provoca más que cansancio, aburrimiento. Y no digamos esas decepciones sobre las que no he querido profundizar (Plant, Young, Olson).

¿Debo preocuparme?

miércoles, octubre 20, 2010

LIVE IN 95: PERO, QUÉ MALOS

Ahora me suenan tan simples, pero en ese sentido que le damos a lo que nos da pereza escuchar por desfasado y anticuado. Mientras mejoro mi dominio del inglés, algunos profesores amenizan las clases con un poco de música a la hora de hacer ejercicios individuales o colectivos. Uno de ellos escogió The Beatles, en concreto las canciones de los primeros discos, aquellas alegres frivolidades de 1963 y 1964. Oh dios, ¿soy el único ahora al que le entran ganas de mandarlos al carajo? Pero, ¿qué tuvieron de especiales estos mocosos de flequillo largo que lo revolucionaron todo? Hacía tiempo que no escuchaba aquellos temas fáciles, banales, ñoños, de sencilla composición y aún más básica instrumentación. Pero fueron The Beatles, vaya, aparecieron en el momento oportuno para agitar las consciencias sin proponérselo, levantar un imperio de popularidad incalculable y volver locos a los jóvenes. Y a los que ya no lo somos tanto nos cuesta volver a disfrutar de algunos ecos del pasado. Después, los chicos de Liverpool se dejaron barba y aquello ya fue otra cosa.

martes, octubre 19, 2010

MELODIAS PARA SIEMPRE

Eso que dicen, ya sabéis: que se puede cambiar de trabajo, de casa, de coche, de mujer, de hábitos… pero nunca se puede abandonar una pasión (a no ser que el trabajo, la casa, el coche y la mujer sean tus pasiones). Entre voces que desprenden calor con acentos que me suenan extraños, hay idiomas comunes. Sonidos fluyen de un lado a otros, flotan aromas distintos, el cuerpo se contagia de otro ritmo, adquiere un mecanismo más despierto y te obliga a no detenerte, a no bajar del vagón, pero siempre te deja unos segundos de calma para absorber una melodía, una música que te suena cercana e íntima en los altavoces de una tienda de música, o la llevas contigo en el bolsillo de la cazadora a todas partes. Y te acuerdas de tantas cosas que tampoco puedes abandonar.

sábado, octubre 16, 2010

LIVE IN 94: ABBEY IN LONDON

Ahora no estoy para centrar mi atención con detenimiento en la música que todos los días me acompaña, aunque no tardaré en retomar esta rutina. De todas formas, siempre hay tiempo, por apretado que parezca el día y por muchas ocupaciones que se acumulen, para prestar los oídos a cualquier voz y a cualquier instrumento. En el transcurso apurado de las primeras horas de mi nueva situación y gracias al incuestionable buen gusto y la incalculable ayuda de Fernando, me acoge el canto doliente y cálido de Abbey Lincoln, fallecida hace semanas a los 80 años. Una leyenda de jazz. Fina, tierna, frágil, sensible, hermosa. Reinterpretándose en su último trabajo, firmado hace tres años, o rememorando a Billie Holiday sobre un escenario, su música me da la bienvenida en estos momentos de exploración y gratitud.

martes, octubre 12, 2010

EN MITAD DE ALGÚN MOMENTO (LONDON CALLING)

Todo tiene un límite que exige decisiones drásticas. Cambiamos para no estancarnos, para crecer, para desconectar, para olvidar… y en cualquier momento, a cualquier edad. La vida sigue pero podemos continuarla por diferentes caminos. Cambiaremos, aunque haya cosas que nunca cambien. Allá voy una temporada a ver qué pasa. Seguiré por aquí de todas formas.