viernes, octubre 19, 2007

VOLUME ONE 96: GOIN’ HOME. A TRIBUTE TO FATS DOMINO

En el siempre bien recibido subgénero (que no infragénero) de los discos de tributo es difícil encontrarse con uno en el que no sobre ningún artista invitado, con independencia de lo mucho o poco que cuadre su música y su estilo con el del autor al que homenajea. Suele aparecer un músico o un grupo despistados cuya versión desvirtúa sobremanera la canción original; o un músico de primera línea al que se le ha escogido en mal día para revivir a su manera un clásico del pasado; unos versionean muy distinto y otros se acercan al calco sin pudor con más o menos acierto. Pues he aquí un álbum de tributo al que no le sobra nada ni nadie, ABSOLUTAMENTE NADA NI NADIE. Enhorabuena, damas y caballeros, seguro que Fats Domino os lo agradece entre sonrisas y escalofríos.

A punto de cumplir 80 años y tras haber sobrevivido al huracán Katrina pese a resistirse a abandonar su hogar en Nueva Orleáns, Fats Domino se ha visto recordado por una comunidad de músicos de muy distintas corrientes en el tributo titulado Goin’ home. El veterano cantante, compositor y pianista de blues, rock y boggie woogie, cuyo palmarés de éxito lo convierte en una leyenda viva (70 millones de discos vendidos, con más de 90 sencillos, más de 25 elepés grabados y 21 discos de oro), aún sigue grabando en su ciudad natal cuando los achaques de la edad le permiten entrar en un estudio y agilizar sus dedos para mimar el piano. El cariño reverencial que los músicos le brindan a los mitos vivientes y el ejemplo de resistencia a los arrebatos destructivos de la naturaleza que dio al permanecer en su casa en pleno Apocalipsis (aunque fue rescatado por un helicóptero y trasladado a un refugio de supervivientes) agrandan más si cabe la razón de ser de este doble álbum de treinta versiones de sus canciones más exitosas.

Nadie desentona, todos rinden como invitados de lujo con sus galas más elegantes en el vitalista tributo que es Goin’ home: desde viejos roqueros con las gargantas ajadas (Robert Plant, Neil Young, Robbie Robertson) hasta señoritas de nuevos cuños no siempre bien tratadas (Norah Jones, Corinne Bailey Rae), desde titanes del country (Willie Nelson), el blues (BB King) o el reagge (Toots and the Maytals) a bastiones del jazz (Herbie Hancock) a pantanosos truhanes (Taj Mahal, Dr, John). Más: y Tom Petty, Lucinda Williams, Randy Newman, Ben Harper, Irma Thomas, Elton John, Paul McCartney…, no todos alumnos pero sí admiradores de un maestro atrapados por el espíritu musical de una ciudad, Nueva Orleans.

Nota: 9/10

3 comentarios:

Fer dijo...

¡Sigue vivo! No lo sabía. El padre del Rock and Roll - memos mal que ya se admite que su "Fat Man" es un rock and roll en toda regla,y un año anterior al "rock around The clock" de Bill Halley - sigue coleando; y sin él todo lo posterior no habría existido, o habría sido diferente. Da vértigo pensarlo. ¡Ay, mis vinilos de Fats Domino...!

Un saludo.

rubén darío dijo...

Pues te aseguro que escuchando este homenaje Fats sigue muy, muy vivo.

Jim Garry dijo...

Impresionante nomina de interpretes, merecerá la pena seguro.

Saludos.