sábado, octubre 27, 2007

BONUS TRACK 33: FIRST LIGHT (FREDDIE HUBBARD)

No soy un entendido en jazz, así que no voy a recitar datos sobre alguien en particular como si los supiera desde hace tiempo, sólo los brindo para ponerlos al alcance de quien quiera ampliar sus conocimientos, como he hecho yo. De jazz voy aprendiendo y viajando un poquito cada semana con las recomendaciones que me hacen los amigos o los discos que me prestan. Unos me gustan, otros no; unos me los grabo, otros no. El planeta jazz es inmenso y tiene muchos parajes recónditos, así que no me voy a apresurar a conocerlos todos porque aún me queda mucha música por descubrir y me gusta tomar variadas direcciones. Pero en Freddie Hubbard me he detenido un rato para acariciar los tejidos que borda con su trompeta y en compañía de formaciones estupendas. Y cómo me gusta.

Empecé con Hub-tones (Blue Note, 1962), retrocedí a su debut, Open Sesame (Blue Note, 1960), y al siguiente Goin’ up, del mismo año y en la misma compañía. Ahora he saltado al disco First light (CTI, 1971), el primero de sus trabajos en un sello al que sucedió su obra más maltratada por la crítica y el público durante la década, y que algún día acabaré también escuchando. Pero en First light he podido encontrar una especie de balneario de inigualable paz, un manantial sonoro que conduce al oyente a las amables comedias de cine americanas adaptadas de obras de teatro de Neil Simon (Descalzos por el parque, La extraña pareja, California Suite…), un cine de los setenta urbano y bohemio, el de un tiempo que ya no se puede recuperar si no es a través de un disco o una película. En este exquisito First light la trompeta sutil y cuidadosa de Freddie Hubbard se rodea en siete cortes de mitos como el baterista Jack DeJohnette, el bajista Ron Carter, el percusionista Airto Moreira o el teclista Herbie Hancock para conjugar el jazz y el funk de una manera magistral. Y Dios, cómo me gusta.

3 comentarios:

Fer dijo...

Creo que soy culpable del pequeño error que comete Rubén Darío - no sé si irónicamente, o no - al mencionar este disco como el primero en CTI, pues cuando lo comentamos yo estaba pensando en el RED ClAY, que sí es el primero, siendo éste el tercero después del STRAIGHT LIFE. Coincido con él en que lo importante es la música en sí y no la fecha exacta; pero como también nos gusta ser precisos cuando hablamos, valga esto como rectificación y como "mea culpa". Valga también para que nadie tenga que venir a rectificarle y precisarle el orden correcto.
Asi podremos quedarnos con lo importante: ese "groove" que Hubbard fue capaz de conseguir en esos tres discos.
Un saludo.

el ascensorista dijo...

Un servidor de Hubbard en CTI sólo ha escuchado el Red Clay, la verdad es que recuerdo que no me había gustado nada. Desde entonces duerme el sueño de los justos en casa de mis padres. Mañana sin falta se vuelve conmigo.

Saludos!!!

rubén darío dijo...

Y vete abriéndole un espacio en tu estantería a una copia inmediata de este First Light.
Saludos a ambos.