martes, octubre 16, 2007

VOLUME ONE 95: BORN INTO THIS (THE CULT)

No son muchos ocho discos en el periodo de 23 años, demasiado tiempo de separaciones y reencuentros para preguntarse con qué artimaña nos pueden causar sorpresa The Cult en su último trabajo, Born into this (Roadrunner, 2007). Sorpresa, ninguna, la verdad. El curso que han tomado sus pasos desde el lejano Dreamtime de 1984 ha tenido subidas y bajadas, fichajes y huidas, escarceos loables de Ian Astbury con la resurrección de mitos en el nuevo siglo, breves coqueteos con la comercialidad, retornos a la crudeza y una docena de estupendos estribillos con los que vibrar en vivo, como el pasado verano en su rejuvenecedor concierto de Bilbao. Siempre es bienvenido, por tanto, un nuevo trago de The Cult.

La voz torrencial de Astbury resiste el paso del tiempo y los riffs feroces de Billy Duffy continúan reanimando a los moribundos. El motor de los Cult ruge sin recaídas ni ahogos, sin blanduras plastificadas como las de The Cult (1994) y prolongando la contundencia sonora que habían descargado en el anterior Beyond good and evil (2001). El nuevo álbum, cuyo mayor defecto es la elección de color para la portada tan poco acorde con la estética y la sangre de la banda, revive las esencias agitadas (Savages, I assassin) del grupo inglés. Algún cronista despistado pensó aquella noche en Bilbao que Astbury se mofaba de la música dance que molestaba en una carpa cercana cuando el líder de los Cult espetó que le gustaba la música de baile. Un tema de su último disco, Dirty little rockstar (el mejor, por cierto, y el único que es capaz de hacerte repetir su estribillo horas después), demuestra que, en efecto, a Astbury sí le gusta la música dance.

La trilogía (por llamar así a la reunión de tres discos consecutivos) que componen Love (1985), Electric (1987) y Sonic Temple (1989) va a ser todavía insuperable. Este Born into this, directo y grueso, está bien como está. Peor no lo iban hacer, estoy seguro. Mejor, lo dudo.

Nota: 7/10

5 comentarios:

Riggy dijo...

Yo de The Cult sólo conozco una canción, "Edie (Ciao baby)", y porque me interesa mucho Edie Sedgwick, pero cuando supe que serían teloneros de los Who en el concierto al que fui, tenía mucha curiosidad por verlos.

Según iban pasando las canciones en directo, crecía en mí la sospecha de que esos tíos no eran The Cult. En efecto al final se me reveló que nos habían engañado como a chinos y eran unos mataos cuyo nombre no recuerdo.

rubén darío dijo...

Riggy, ya que te interesa Edie Sedgwick, te recomiendo un biopic sobre ella protagonizado por una muy atractiva Sienna Miller que se rodó el año pasado y se titulaba precisamente Factory Girl. No es gran cosa la película, la verdad, pero acabas sintiendo compasión por Edie. Saludos.

Riggy dijo...

Gracias, conozco de la existencia de la película, pero no me animé a verla. No me pareció que tuviera muy buena pinta y pensé que me iba a estropear mi imagen de Edie, forjada a través de libros, fotografías y grabaciones varias incluida la peli que ella misma protagonizó (Ciao Manhattan). Además lo de ver a Anakin Skywalker haciendo de Dylan como que no me entraba.

Coincido en el atractivo de Sienna Miller, aunque creo que Edie se parecía más a Keira Knightley, si bien ésta última está en todas partes últimamente.

rubén darío dijo...

El personaje de Dylan es patético, sobre todo porque Dylan no dio la autorización para utilizar su nombre y pese a ello, visten a Anakin con la misma facha que Dylan en los sesenta y nunca le llaman por su nombre. Además, el actor habla con el mismo acento que el cantante y, pese a su esfuerzo, no hay quien se lo crea, no tiene ni carisma ni entidad, nada.

Me quedo con Sienna y no con Keira. Es que cuando ésta sonríe me da miedo.

Fantômas dijo...

Buen blog che! Te invito a darte una vuelta por mi blog.

fantasmavelez.blogspot.com

Un abrazo.