jueves, noviembre 08, 2007

VOLUME ONE 99: SMOKEY ROLLS DOWN THUNDER CANYON (DEVENDRA BANHART)

Es un bazar musical, un cofre con tesoros y baratijas. No sabes lo que te puedes encontrar en cuanto lo destapas. Sea lo que sea no te lo vas a esperar. Es fácil que logre enervarte, también fácil que te adhiera a su universo idílico e imposible. Seguro que las revistas con inclinaciones más rockeras disfrutan lanzándole dardos y a las que presumen de presentar y devorar vanguardias les encanta alzarlo a pedestales (lo poco que de él he leído en uno y otro lado me anima a pensar en ello). Son éstas quienes más páginas prestan a esta y a otras figuras de eso que hace poco han bautizado como freak folk o new weird America. O sea, una fusión de la que no sabes hacia qué lado se inclina más. Sí, Devendra Banhart es un tipo raro, un músico indescifrable, como Sufjan Stevens, Will Oldham o las encantadoras Cat Power y Joanna Newsom.

Me da miedo escucharle, aunque acabo por rendirme y me sumo después de su escucha a un estado de traumático reposo en una dimensión desconocida. Me ha pasado ya tres veces lo mismo, con Niño rojo (2004), Cripple crow (2005) y ahora con Smokey rolls down Thunder Canyon (XL, 2007), su quinto álbum, un jeroglífico más cuyas pistas y claves resbalan y se te escapan, cuyas canciones pausadas y silenciosas guardan giros inesperados y curvas sorprendentes.

Banhart, esta especie de espantapájaros hippie o psicodélico Robinson Crusoe, teje en su último disco una pálida sábana de melodías, instrumentos, idiomas, bromas, estilos. Su mestizaje cultural se traslada a la música que propone, simple en su trazado aunque de apariencia compleja. Es un trovador fantasmal, también un singular e inteligente fenómeno de feria al que es barato llamar genio, y tampoco es para tanto. Seguro que no me he explicado bien, pero es que no es fácil explicar los sonidos variados de la música de Devendra Banhart.

Nota: Me gusta, pero me resulta imposible aprobarle con un número.

1 comentario:

dufresne dijo...

suenan bien tus palabras
me temo que me va a gustar y ya me lo estás dejando escuchar...

saludos...