viernes, noviembre 02, 2007

LIVE IN 44: VOLVER, VOLVER...

He oído y leído más de una vez una corriente de rechazo hacia aquellos músicos que después de mucho tiempo (digamos más de una década, dos incluso) sin producir nada nuevo por razones de disolución profesional o de defunción creativa, de repente, reaparecen cuando uno menos se los espera. Quienes sostienen la crítica a su regreso suelen argumentar que ese músico o esa banda deciden volver a escena porque sus fortunas empiezan o menguar o sus ambiciones son demasiado ilimitadas. Esos supuestos motivos, para nada equivocados, tienden también a ignorar otras posibles razones menos ligadas al capitalismo y que tienen más que ver con el placer por volver a hacer música después de una larga ausencia. De hecho, yo creo que cuando resurgen del olvido The Police, The Doors (of 21st century), Héroes del Silencio o las giras penúltimas de los Rolling Stones, coinciden la pasta y el arte, el mercado y el entretenimiento, el espectáculo y la emoción.

Reflexiono sobre esto a propósito del inesperado aunque anunciado retorno de los Eagles. Así como Police, Héroes y Doors… (éstos con media formación nueva, evidentemente) se han reagrupado para iniciar giras de conciertos con repaso a sus canciones de hace varias décadas, ahora los Eagles, en cambio, despliegan sus alas con repertorio nuevo de carácter marcadamente viejo. Sea porque la riqueza que el grupo amasó con sus exitosos discos de los setenta se ve quedando escasa, sea porque Joe Walsh, Don Henley, Glen Frey y Timothy Schmit añoraban colgarse los instrumentos, las ‘águilas’ acaban de publicar Long road out of eden (Polydor, 2007), su octavo disco de estudio en 35 años y el primero con temas nuevos desde 1979.

El resultado es tan incomprensiblemente largo (20 cortes y 80 minutos) como los 28 años que han pasado desde The long run. Y total, ¿para qué? Para vender mucho en el Medioeste americano, bombardear desde las emisoras yanquis y estancar una marca de fábrica explotada por infinitos sucesores hasta el aburrimiento y que sólo encuentra acomodo en el pasado. No censuro su regreso, pero no me gusta en general la música con la que regresan por mucho que hayan compuesto canciones con el mismo esquema que Take it easy y Desperado.

Estas historias me animan a plantearme preguntas a las que no les encuentro fácil respuesta. Por ejemplo, imaginemos, ¿qué tipo de música harían ahora los Beatles si volviesen a grabar algo nuevo y John y George estuvieron aún entre nosotros?

1 comentario:

dufresne dijo...

Bueno lo eagles... nunca fueron de mi devoción así que su regreso poca reflaxión me produce...

Respecto a la pregunta de los Beatles es cueriosa... Me encantaría si eso fuera posible. Me esperaría un disco no tan directo como sus primeras entregas ni tan friki como el blanco, por ejemplo,

Los motivos del regreso... la pasta no creo que fuese porque los beneficios que han generado durante todos estos casi 50 años creo que es ilimitada. ..